En el lugar que antes ocupó una casa hacienda que sobrevivió hasta este año en la cuadra 12 del jirón Gamarra, en La Victoria, se empieza a levantar Gamarra Moda Plaza, o simplemente Gama, el primer ‘mall’ que tendrá ese emporio textil y de lejos el proyecto más grande que se ha iniciado allí. Hoy, un enorme terreno cercado y una oficina de ventas les dan la bienvenida a todos los interesados.
Ese centro comercial con estándares de primer nivel se levantará en un terreno de 11 mil metros cuadrados que tendrá puertas de entrada en tres frentes: por el jirón Gamarra, por la avenida Aviación y por la calle Bélgica. Será un edificio de ocho pisos, pero dos de ellos estarán bajo tierra y alojarán  600 estacionamientos.
Parado frente al terreno que empieza a ser excavado, Augusto Allcca, gerente general de Gamarra Moda Plaza, se proyecta al futuro y explica cómo será: “Para el lado que da a Gamarra habrá seis pisos con 2.300 tiendas y funcionará como una galería. Estarán los productores de aquí y los que quieran venir. En el lado de Aviación habrá un Power-center con tiendas por departamento, un centro bancario, un supermercado y un patio de comidas en el quinto piso”.
Ambos sectores estarán integrados horizontalmente, de manera que el tránsito sea ininterrumpido. Habrá escaleras eléctricas y 16 ascensores con vista panorámica para recorrer el complejo sin problemas. “Todo será moderno y ordenado, podremos competir con cualquier otro mall de Lima”, dice Allcca. La inversión se calcula aproximadamente en 120 millones de dólares.

Los inversionistas

Augusto Allcca, natural de Chanchamayo, es la cara visible del proyecto porque lidera al grupo de empresarios que lo impulsa. Tiene una historia de vida digna de contar: llegó en 1993 a las calles de este emporio comercial prácticamente con una mano delante y otra atrás. Empezó como ambulante en la cuadra ocho de Gamarra y muchas veces volvió a casa con apenas 30 o 40 soles como toda ganancia al final del día. Al comienzo vendía de todo, pero poco a poco fue incursionando en el negocio textil. Y creció.
Ahorró durante años y, con el tiempo, se unió a otros ambulantes para hacer realidad el sueño de la tienda propia. Dieron una cuota inicial para comprar un terreno y luego lo usaron como garantía para conseguir un préstamo y construir una galería. De esta forma él y otros emprendedores pasaron a convertirse en dueños de sus propios establecimientos. Dio el salto de ambulante a empresario.
Allcca y el grupo que organizó han construido hasta el momentos dos galerías: La Puerta y La Portada de Gamarra. Hoy varios de los ex ambulantes que lo acompañaron en esa aventura inicial también lo acompañan en el proyecto Gamarra Moda Plaza. “Somos diez empresarios que hemos unido fuerzas y con este centro comercial queremos darles un lugar distinto, ordenado y seguro a las personas que vendrán . Queremos que encuentren todo en un solo lugar”.
A decir de Allcca, con este moderno mall se inicia una “nueva etapa y una transformación en Gamarra”. El brochure del proyecto también va en ese sentido: “Gama representa la modernidad y visión de futuro del parque industrial de Gamarra, un lugar donde los comerciantes podrán ofrecer sus productos, reconocidos por su alta calidad, en un ambiente de nivel internacional que compita con otros mall de la capital”.

La evolución de Gamarra

En su casi medio siglo de existencia, Gamarra ha logrado un enorme crecimiento y ha superado distintas crisis. Se calcula que allí se mueven 2 mil millones de dólares al año y que lo visitan unas 200 mil personas cada día. Sin embargo, al emporio le cuesta dejar atrás su desorden, su inseguridad, su informalidad. “Nosotros, que llegamos después, tenemos otras ideas”, asegura Allcca.
Dice que un punto en contra es que en el emporio textil, a pesar de ser el más grande de Sudamérica, son muy pocos los negocios  que hacen transacciones con tarjetas de crédito. También dice que los ambulantes –él fue uno de ellos– no deben ser erradicados de la zona y se les debe dar oportunidad de tener un lugar donde vender, un campo ferial por ejemplo. “Ese ordenamiento debe hacerlo la municipalidad. Estoy seguro de que muchos lograrían ser empresarios”, dice.
Gamarra Moda Plaza apunta a captar no solo a los visitantes que a diario acuden a esta zona de La Victoria, sino a otros segmentos que usualmente no acuden aquí. Para ello los impulsores del proyecto han tomado previsiones: la seguridad en el perímetro del centro comercial será alta. El acceso también juega a favor: hay muchas líneas de buses que pasan por aquí y la estación Nicolás Arriola del Metro de Lima queda a dos cuadras.
Para los inversionistas del mall Gama, con seguridad los mejores diseñadores y confeccionistas de Gamarra estarán en las tiendas que ofrecen, y por ello tampoco tienen dudas de que otros diseñadores se animarán a venir y tener una tienda en este centro comercial que abrirá sus puertas en 2017. “Muchas marcas conocidas podrían comprar dos o tres tiendas, juntarlas y hacer una grande”, sugiere Allcca.
En Gamarra hoy se encuentra el metro cuadrado más caro de Lima: en algunas zonas llega a costar hasta 25 mil dólares. En Gamarra Moda Plaza se ha vendido el 30% de las tiendas, que son de 6 y 12 metros cuadrados, a 72 y 144 mil dólares, respectivamente. En total toda el área construida tendrá 90 mil metros cuadrados en una primera etapa. Si todo sale bien, como esperan, podrían ampliar algunos pisos más.

Lo que se viene

En algún momento se habló de que tiendas grandes como Saga o Ripley podrían estar presentes en este proyecto, pero eso no se ha confirmado. Los inversores solo dicen que están en conversaciones con varias tiendas de retail y que cerrarán trato con aquella “que Gamarra necesite”. Le hicimos llegar al gerente general del proyecto una inquietud: “¿Si las tiendas por departamentos venden ropa china, no perjudicará a los productores de La Victoria que se instalen en Gama?”. La respuesta de Allcca es que mucha ropa china o hecha con insumos chinos ya se vende en Gamarra y aun con eso son competitivos.
“Lo que veo más bien es que su gobierno apoya a los productores chinos, mientras que el nuestro no nos apoya. Ahí está el problema”, dice.
También están conversando con varios supermercados y dicen que hay varios bastante interesados. Muchos les han hecho llegar la inquietud a los inversores de que una tienda grande de artefactos, como Hiraoka, debería llegar por esta zona. Para fin de año, aseguran, podrán tener un panorama más claro.
Para Allcca y sus socios el cielo es el límite. Están convencidos de que a partir del 2017 –cuando inauguren su mall– se iniciará un cambio real en Gamarra. Otra vez el empresario llegado de Chanchamayo se proyecta al futuro y dice que muchas galerías podrían unirse y dar origen a un proyecto tan grande como el suyo. “Hay zonas que pueden aprovecharse. Es posible hacer otros malls aquí”, dice. En eso sueña Allcca, un emprendedor decidido, con los planos de su centro comercial en las manos.

Fuente: La Republica